Pop Jib

El primer sistema de SEGURIDAD que facilita la práctica segura del FreeStyle sobre obstáculos (Jibbing). ACCESIBLE a cualquier practicante de modalidades de deportes de Sliz’z.

Dimensiones

El Pop Jib se comercializa en módulos acoplables de cinco metros (5 m.) de longitud de aseguración. La estructura básica necesita de un mínimo de dos módulos y permite acoplar tantos como sean necesarios.

El sistema de fijación se eleva a una altura de cuatro metros (4 m.) mediante un par de patas de seguridad que le confieren la estabilidad necesaria para prescindir de anclajes o vientos.

Así mismo, dispone de unos topes de goma ajustables para cuando la instalación se efectúa indoor.

Accesorios y mejoras

El Pop Jib ofrece una serie de elementos adicionales:

– Doble lacado en el color que el cliente prefiera.

– Protecciones acolchadas (personalizables con serigrafía) para

las patas y otras partes de la estructura.

– Otros soportes publicitarios con diferentes formas y medidas.

Material

El Pop Jib actual (siempre en evolución y mejora) está fabricado en hierro forjado con recubrimiento de galvanizado. Su fabricación permite su instalación tanto en el interior como en exterior.

Complementos

El Pop Jib se completa con el sistema de polea que permite el reenvío de la carga desde el entrenador hasta el rider. Consta de un arnés ajustable, una polea, una línea de sujeción, un quitavueltas y varios mosquetones de seguridad para fijar las diferentes piezas.

Una solución

al «Jibbing»


¿Qué es el Jibbing?

El “Jibbing” proviene del snowboarding y está identificado como la práctica de ciertas técnicas deportivas de deslizamiento sobre obstáculos artificiales o naturales que se engloban dentro del “free-style”.

Est presente en múltiples y variadas modalidades deportivas: snowboard, esquí, wakeboard, bmx, kitesurf,… se trata de una disciplina de enorme crecimiento y expansión. Aporta un aliciente más a todas estas nuevas prácticas deportivas y les confiere ese carácter innovador y atrevido vinculado al término en el que se engloban: “Estilo Libre o Free–Style”.

… muy atractivo

El tipo de práctica deportiva, la imagen que se proyecta, la publicidad que se construye a su alrededor, la estética e incluso el riesgo físico evidente que conlleva su práctica, hacen que el deseo por probarlo, por intentarlo y, en muchos casos, por dominarlo, impulse a muchos deportistas “clásicos” de cualquiera de las modalidades de sliz a “lanzarse a la aventura”…

¿Por qué es peligroso?

La falta de control del deslizamiento, por tratarse de superficies rígidas, sobre las que los “cantos” de las tablas no pueden ejercer su dominio, hace que las posibilidades de error sean muchas.

…doloroso

Las consecuencias de los errores derivados de su práctica suelen ser muy dolorosas. La rigidez necesaria para que los obstáculos permitan el deslizamiento sobre su superficie, hacen que el contacto de cualquier parte del cuerpo del “rider” sea traumático…

¿Por qué pocos repiten?

Sólo a los más “duros”, valientes, insensatos o resistentes les “compensa” el riesgo y son pocos los que continúan intentándolo después de un par de “fallos”.